Encuentros

¡Negra querida!

(Foto: Mar del Plata,1983. Mediodía familiar, con mi hija Lucía en brazos).

Un 9 de julio, en San Miguel de Tucumán, nació la voz inolvidable, La Voz de América Latina… ¡la voz que nos acompaña siempre!
GRACIAS, COMPAÑERA!

A BOLA de NIEVE: “¡VIVA TU ALEGRÍA TERRESTRE. SALUD A TU CORAZÓN SONORO!” PABLO NERUDA

Noches pasadas, estando en casa con Cecilia Todd, le mostré una tarjeta de Bola de Nieve, enviada a su familia desde Europa donde estaba de gira, que me fuera regalada por su hermana Raquel. Tanto le impactó a mi amiga venezolana que la fotografió con su móvil y se la envió a Silvio Rodríguez.

Esa tarjeta, en más de veinte años, no había salido nunca de mi cajón dedicado a Cuba.
Pensé entonces “tal vez Ignacito deseaba volver un rato a su isla”.

Aquí pues IGNACIO VILLA FERNÁNDEZ más conocido como “BOLA de NIEVE” escribiendo a sus hermanos desde Venecia.


Foto: Con Raquel en los jardines del Hotel Nacional de La Habana

Noche de estreno

(FOTO: Horacio Roca, Patricia Zangaro, Edgardo Millán, Cecilia Rossetto y Ana María Casó)

“CREOENUNSOLODIOS” de Stefano Massini
Traducción de Patricia Zangaro
Dirección de Edgardo Millán
Con Noemí Morelli, Estela Garelli y Antonia Bengoechea

Teatro Payró
Todos los jueves 20,30hs

(FOTO: Horacio Roca, Patricia Zangaro, Edgardo Millán, Cecilia Rossetto y Ana María Casó)

Patricia Zangaro y Cecilia Rossetto

NOCHECITAS de OTOÑO

Hay tardes en las que súbitamente la memoria atisba instantes placenteros; al principio aparecen levemente insinuados y luego las imágenes se tornan tan vívidas que nos devuelven la alegría.

Como en ésta, cuando Jorge Luz me venía a buscar a la salida del teatro y nos íbamos a comer una pizza.

“Concierto amoroso”, Teatro Nacional Cervantes, 2009.

¡HASTA SIEMPRE, NIGRO QUERIDO!

Adolfo querido, artista sensible, amigo generoso y entrañable.
Nos quedan infinitas noches de fraternal amistad, de cumpleaños, de vino y risas.

Nos quedan tus extraordinarios collages, pensados con ternura, eligiendo vos los retazos compartidos, esos cuadros que nos alegran cada día desde las paredes de nuestras casas.

Todo ese arte que nos regalabas con amor y que con amor guardaremos.

¡CHAU AMIGO, SIEMPRE EN NUESTRO CORAZÓN!

JORGE LUZ

Nació el 8 de mayo de 1922.
Actor maravilloso y amigo entrañable.
Pisé un escenario con él por primera vez en “Polvo de Estrellas” (1974), music-hall dirigido por David Stivel.
A partir de entonces compartimos casi todo lo que los amigos suelen compartir: comidas en familia, mis padres, su mamá, risas junto a su talentosísima hermana Aída, bromas, tardes interminables de bizcochitos, noches junto al fuego de la chimenea, noches de confesiones…
Se te extraña mucho Jorgito…
(Foto: con mi beba)

La euforia y la emoción

La euforia y la emoción tardaron horas en aplacarse, tan grandioso fue lo que vivimos este 1º de mayo especial, vestido con la imagen de Lula Libre estampada en pañuelos rojos.

Quedamos inmensamente agradecidos de que se nos haya regalado con semejante honor.

Hermanar el arte y la política, compartir esa noche de emociones con cientos de personas dentro y fuera del teatro de la UMET, compartirlas con artistas argentinos a quienes una admira locamente… y todos juntos para darle una bienvenida amorosa a la Presidenta Dilma y hacerle, en medio de canciones y poemas, un precioso encargo: llevarle ese amor a Lula, al primer Presidente Obrero, con la certeza de que brindaremos con el mundo entero el día que vuelva a regir los destinos del país hermano.

Todos gritamos con Dilma: ¡Viva Brasil! ¡Viva Argentina!

¡Viva Latinoamérica Unida!

Gracias Pablo Enriquez y Vittorio por el video

¡ALZANDO LAS BANDERAS! ¡LIBERTAD A LULA!

Anoche en el Caras y Caretas mientras León Gieco se dispone a cantar… allí nos ven…Juan Falú, Víctor Santa María, Carolina Peleritti, Horacio Fontova, Osmar Núñez, Cristina Banegas, Titi Fernández, Samper… y ¡LA QUERIDA DILMA !

¡LULA LIBRE! ¡LULA PRESIDENTE!

(Fotos: Ana Ferrari)

Norita… siempre

Como siempre, todos los 24 de marzo en la Plaza y en tantos otros lugares, me encontré con Norita, sentí su abrazo solidario, y le tomé esta foto.

NORA MORALES de CORTIÑAS

“Yo fuí una mujer tradicional, una señora del hogar, en ese entonces era profesora de alta costura y trabajaba sin salir de casa… parí dos hijos. Uno de ellos, Gustavo, está desaparecido.

…Nuestro hijo biológico se transformó en 30.000 hijos. Y por ellos parimos una vida política y en la calle. Nuestra causa ya no es sólo la búsqueda de nuestros familiares sino también la conquista por la liberación de las mujeres, el respeto a la libre determinación del cuerpo, a las minorías de opción sexual, religiosas y culturales.”

(Testimonio extraído del ensayo “El Movimiento de Madres de Plaza de Mayo” de Mabel Bellucci.)

“En su mejor momento” de Marcos Ordóñez

Marcos y yo

 

Dedicado a Cecilia Rossetto

Publicado por el diario El País de España

 

Para escribir este relato, Marcos se basó en mi estancia en París cuando estaba trabajando en Mortadela.

Invité a Marcos y su esposa Pepita a pasar una semana en la casa de la Rue de Paul Albert donde yo vivía.

En esa estancia pudieron compartir conmigo algunos de los “desarreglos” que padecía mi frágil corazoncito criollo.

 

Casa Rue Paul Albert

 

Para leer el relato, presioná sobre el círculo

Con Diego Kehrig estamos construyendo su nueva página web. Trabajaremos a telón abierto, podrán ir viendo lo que subimos en vivo. Suscríbanse

Julio y Cristina

Cristina Peri Rossi gozó de una especial amistad con Julio Cortázar.
Conocí a la gran escritora uruguaya en Barcelona y disfruté de varios almuerzos con ella.

Me contó la fascinante relación con Julio y le propuse armar un espectáculo con las innumerables cartas que intercambiaron.
El proyecto no pudo ser pero me quedaron las imágenes de los viajes, paseos y poesías que compartieron los dos escritores.

Transcribo el poema 2 que integra lo que Cortázar dio en llamar Cinco Poemas para Cris

2–

En realidad poco me importa

que tus senos se duerman

en la azul simetría de otros senos.

Yo los hubiera hollado

con la cosquilla de mi roce

y te hubieras reído justamente

cuando lo necesario y esperable

era que sollozaras.

El poema fue escrito en 1981, y publicado en el libro Salvo el crepúsculo (Editorial Nueva Imagen, 1984)