Hasta siempre, amigo rebelde


Osvaldo querido, la muerte no existe. Estás en todos los rincones de mi casa, en la letra pequeñita de tus largas cartas plagadas de poesía…

“Un sueño de Marlies y mío es verte por aquí, divisar cómo bajas el Rhin en la embarcación de Sigfrido y oir cómo se van apagando los susurros de las walkirias cubiertos por los compases cantados de Discepolín.” (Linz am Rheim, 2ooo)

LXS ESPERAMOS EN LA DESPEDIDA AL MAESTRO
VIERNES 28/12—-18 hs
PLAZA ALBERTI–ARCOS 2600

Para leer el texto completo publicado en Página12, presione sobre la imagen

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s